Featured Posts

LA ACTITUD EN TIEMPOS DE PARRANDA

Siempre había publicado imágenes con texto, relacionadas con los temas que planteo en el libro, pero nunca me había topado con un tema que pudiera desarrollar de mejor forma a través de una nota, artículo, blog (o como le quieras llamar) hasta el día de ayer, que me fui de parranda con dos grandes amigos que hace mucho no veía y que estuve a punto de haberme perdido de no haber sido por algo llamado “ACTITUD”.


Así es: “la actitud” es el tema con el que quiero iniciar esta sección de artículos que ocasionalmente publicaré.

Pero para poder llegar al punto principal, debo ponerlos en contexto.

Este fin de semana vinieron dos amigos de San Luis (saludos ‘Chino’ y 'Pino’) por motivos 'laborales’ (sí, dejémoslo así por cuestiones de privacidad) y no fue sino hasta el día de ayer - sábado- que logré verlos hasta la tarde por sus compromisos preestablecidos, y después de una serie de cambios de agenda y otras situaciones que simplemente hicieron que nada me saliera bien ayer, terminamos llegando un bar “súper nice y fresa” de Zapopan al cual, no me dejaron entrar. Así es:



NO

ME

DEJARON

¡PASAR!



Y todo por que traía puesto un gorrito de esos tejidos 'tipo hipster’ (nota: no soy hipster pero me gustan esos gorros).

La verdad me dio coraje saber que a pesar que iba a dejar mi dinero en sus bolsillos, me tratara así un tipo que estando él en mi lugar, creo que ni él mismo se dejaba pasar a sí mismo.

En fin, para no hacerles largo el cuento, resulta que este bar estaba muy cerca de mi casa, por lo que me lanzo a “arreglarme” y vestirme como gente 'decente’ ( ¬¬ fu***in’ cadenero) y justo cuando me estaba arreglando fue cuando me entró una especie de flojera mezclada con desánimo, mezclada con un poco de 'Nomanchería’.


Definición del día: NOMANCHERÍA : Momento en el que las circunstancias en conjunto con la flojera y apatía te hacen decir: “NO MANCHES” seguida de una idea y(o) cambio de plan.

Ejemplo. Llegas al cine y no hay boletos para tu película favorita pero te dicen que en otro cine sí hay. Te da flojera ir al otro cine, te desanimas y ahí es cuando dices:

“NO MANCHES… mejor vámonos a cenar.”



Ok, volviendo al tema, cuando estaba en ese punto de “nomanchería”, de apatía y con el ánimo abajo, fue cuando recordé la famosa canción de Fito Páez: “Es solo una cuestión de actitud” (¡grande Fito!).


Tenía 2 opciones:

1. Me quedaba en mi casa y en mi 'Zona de Comfort’ viendo alguna película en la TV.

2. Cambiaba mi actitud, iba al bar 'fresón’, tenía la satisfacción de que el cadenero me dejara pasar y divertirme con mi amiga y sus amigos.


¿Saben?, a pesar de que la balanza estaba más cargada en la opción 1, de cierta forma me “forcé” a ir.

¿Por qué?

Por que me di cuenta que si me quedaba en casa, las situaciones externas a mi deseo y mi elección habrían ganado y hubiera REACCIONADO a lo que el mundo me planteó, y no ACTUADO conforme a lo que yo quería hacer.


Llegué al bar, el cadenero payaso se me quedó viendo por unos momentos, al parecer su expresión revelaba que no estaba seguro si era “el mismo pandroso de hace rato” o si era otro tipo. Sea como sea, el “RP” le dijo que me dejara pasar (¡JA! In your face, bitch), entré, saludé a mi amiga y su hermano (también muy buen amigo mío), conocí nuevas personas, bailé, bailé y bailé, y me divertí a lo grande.

Al finalizar, terminé mi exitosa noche cenando unos merecidos tacos yo solo, disfrutando de mi compañía y de la reflexión que tuve respecto a la actitud que tuve esa noche.

Sé que puede sonar superficial hablar de tener actitud positiva para decidir si vas de fiesta un sábado o no. Pero la verdad es que ese tipo de situaciones son pequeños 'ejercicios’ que la vida te pone para que hagas de la actitud positiva un hábito, un estilo de vida.

La actitud positiva y la elección de cómo te sientes y cómo decides actuar ante las situaciones que el mundo te va presentando es algo que debemos de desarrollar y de ejercitar desde las pequeñas cosas, cómo esta situación que viví anoche.

No podemos esperar a que nos toquen cosas difíciles y serias para desarrollar el enfoque adecuado que nos dará la forma de resolver los problemas.

Hacía mucho que no me divertía como lo hice ayer, fue una noche excelente en muchos sentidos y estoy agradecido con Dios por haberlo vivido.


Sí no hubiera ELEGIDO tener un enfoque optimista, no habría tenido una experiencia tan padre.


Y ¡hey! gracias a ello estoy aquí compartiéndolo con ustedes, sacándole más provecho aún del que me hubiera imaginado en ese momento.

Raza bonita, la actitud y el enfoque de cómo vemos las cosas es parte FUNDAMENTAL para poder ser felices. Es el enfoque y cómo eliges responderle a las situaciones que nos dan el bajón, lo que determina en gran parte que tan felices seremos y que tanto podremos disfrutar de la vida a pesar de las adversidades.


Así que los invito a que practiquen ser optimistas y a pesar de las dificultades que en ocasiones nos andan tirando, aférrense a su elección… la elección de ser felices y disfrutar la vida, que solo hay una y cada instante que pasa no podremos recuperarlo.

Un abrazo a todos y espero que les haya gustado este primer artículo.

Atentamente.

Roy Pérez.


p.d. Aquí les dejo una foto de la noche de ayer B)






Posts Are Coming Soon
Stay tuned...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

¡PONTE EN CONTACTO!

Si quieres ponerte en contacto con Roy para pláticas, conferencias, o tienes alguna duda o comentario, ponte en contacto en la sección debajo.
¡Estamos para escucharte!

​Síguenos en:

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Tumblr - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2017 EL MARKETING DEL AMOR. Todos los Derechos Reservados.